Hispalensia: Sevilla en la historia cultural

La página Classica Hispalensia pretende recoger y difundir las investigaciones y estudios sobre aquella cultura humanística de Sevilla que la enmarcan en la historia cultural de nuestro Siglo de Oro. Porque en la Sevilla del Siglo de Oro se intercambiaron y se gestaron algunas de las ideas y fenómenos característicos de ese periodo en que España alcanzó el único protagonismo que ha ejercido en la historia de Occidente. Sevilla fue la ciudad más importante de España cuando España era el país más importante del mundo. En Sevilla tuvo que ser donde se ideó e imprimió, en un poema en lengua latina, este término de Siglo de Oro de la poesía española (1580). En Sevilla se construyó, para provecho y disfrute de su población, el primer jardín público de la Europa moderna (1574). En Sevilla nació y se educó quien elaborará la primera bibliografía orgánica de todo lo concerniente a España (1672). Sevilla tal vez sea la única ciudad cuyo monumento más insigne ostenta inscrito un versículo sagrado con su cita bibliográfica (1568). No en vano el primer hispalense universal fue el último gran compilador del saber de la Antigüedad clásica.

En P. Bolaños Donoso, A. Domínguez Guzmán, M. de los Reyes Peña (eds.), Geh hin und lerne: Homenaje al profesor Klaus Wagner (Sevilla: Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2007) 443-458. 

 

La entrada del emperador Carlos V en Sevilla, a 10 de marzo de 1526, con motivo de su boda con la infanta Isabel de Portugal, fue celebrada con la construcción de siete arcos triunfales en los que se exhibían inscripciones en latín y castellano que exaltaban la ideología imperial. La relación de tal ceremonia fue recogida en variadas obras históricas. El presente artículo revela la fuente del relato que Prudencio de Sandoval insertó en su obra Vida y hechos del Emperador Carlos V (Valladolid, 1604), a saber, una versión latina de un folleto en alemán impreso en Augsburgo en 1526, Substantz unnd kurtzer begryff der Spectackel, que a su vez fue traducido de otra relación en italiano publicada en Roma, Feste et Archi Triunphali. Escribió dicha versión latina un humanista alsaciano, Jérôme Gebwiler, para incluirla en su panegírico de la Casa de Austria, Epitome regii ac vetustissimi ortus Sacrae Caesareae ac Catholicae Maiestatis (Estrasburgo, 1527).