cabecera

La página web Classica Hispalensia es el portal de las Humanidades Clásicas en Sevilla

Los Classica Hispalensia es la página web de las Humanidades Clásicas en Sevilla. Es lo que significa en sentido lato el sintagma latino que hemos tomado como nombre: ediciones y traducciones de escritos de la Antigüedad grecolatina y de autores medievales y clásicos hispanos realizadas por expertos de instituciones académicas hispalenses, e investigaciones y estudios sobre la cultura humanística de Sevilla y de nuestro Siglo de Oro. Classica Hispalensia es también el título de una propuesta de investigación que arranca de una serie de Proyectos I+D+I de Filología Clásica de la Universidad de Sevilla, con los títulos de Liber, Liber Novus, Liber Tertius, y Classica et Humanistica Hispalensia (Liber Quartus), financiados todos por la DGICYT desde 2000 a 2015, de cuyo último presupuesto, FFI2011-29630, se ha beneficiado esta página web.

Ya para los hombres de letras del Renacimiento era patente el efecto revolucionario de la imprenta en la concepción y trasmisión del saber, en las formas y materias de lectura. La palabra escrita ya no es entendida como la individualidad del manuscrito sino como una especie de categoría susceptible de estar representada en cualquier parte del mundo. La multiplicación indefinida del texto se puede enfocar como una consecuencia de ese anhelo de saber universal del humanismo renacentista que se materializa en la biblioteca. Precisamente, uno de los rasgos de aquel incipiente humanismo anterior a Petrarca, el formado por los llamados prehumanistas paduanos, estriba también en la aparición de colecciones privadas de libros que denotan un afán de lectura más allá de intereses profesionales y académicos.

Después, el entusiasmo por el mundo antiguo, el hallazgo de manuscritos, las apelaciones a la paradigmática Antigüedad referentes a la institución bibliotecaria, el comercio y tráfico de la pujante industria del manuscrito habría terminado por producir tarde o temprano esa noua ars Germanorum que se gestó en Maguncia a mediados del siglo XV. Es el libro impreso el hecho que incardina el eje entre la concepción de biblioteca en la Antigüedad y Medievo y el comienzo de las modernas ciencias bibliográficas, y por ello merece destacarse la coincidencia de la invención de la imprenta con el movimiento cultural del humanismo, en donde se generaron también una nueva idea del saber y una diferente concepción de la biblioteca y, por tanto, de la bibliografía. La biblioteca se convierte en un centro vivo y pujante, en una especie de taller de estudiosos de las letras, lugar de intercambio de ideas y, en especial, el principal instrumento del trabajo intelectual, y por ello, la clasificación del saber y de los libros constituye una de las pasiones y preocupaciones del humanista del Renacimiento y el tema de la organización y creación de una biblioteca llega a ser uno de los tópicos de la cultura humanística. Es esta bibliofilia —en el sentido lato de una actitud optimista ante el saber trasmitido en los libros— una constante que enlaza la euforia libresca de aquella serie de humanistas jalonada entre Petrarca y Erasmo con la de los libertinos, o mejor librepensadores, de la Respublica litterarum, pues a pesar de los elementos disgregadores (Reforma, Contrarreforma, guerras de religión, implantación del Estado, pujanza de las lenguas vernáculas, fragmentación del saber enciclopédico en especializaciones), hubo un esfuerzo por lograr una nueva concordia basada en la unidad y solidaridad entre los doctos que se plasmará en aquella comunidad del mundo de la cultura que proclamaba Erasmo en el primero de sus Adagia (amicorum communia).

Hipótesis

En el fondo antiguo de nuestras bibliotecas se conserva una rica fuente de información e investigación que es poco frecuentada por la incomodidad que resulta de acceder a tan gran cúmulo de datos insatisfactoriamente organizado.

La confección de catálogos abreviados, descriptivos y, sobre todo, las tipobibliografías orientan de la mejor manera a la investigación de cualquier aspecto de la historia cultural, así como también la informatización de ficheros y la digitalización de ejemplares de ese tipo de fondos bibliográficos, pero a poco que se precise una comprobación efectiva de cualquier dato, es necesario el examen del ejemplar y la búsqueda pormenorizada por cada página, pues en la mayoría de los casos los índices fueron elaborados bajo criterios que no cumplen con las necesidades de nuestras pesquisas.

Esta carencia de índole general se acentúa en el caso de los libros del siglo XVI del fondo antiguo de la Biblioteca General, cuyo catálogo abreviado de los impresos franceses e italianos no llegó a publicarse, de modo que para establecer un estado de la cuestión en lo que respecta al tema que nos ocupa, las ediciones y comentarios de autores clásicos grecolatinos, no podemos contar con ningún instrumento impreso que nos facilite una mera lista de los fondos con que contamos. 

Metodología y plan de trabajo

Tal será, pues, la primera fase de este trabajo: la elaboración de un listado de los clásicos grecolatinos en impresos de los siglos XV y XVIII en la Biblioteca de la Universidad de Sevilla bajo los siguientes criterios:

I.1) Alfabético por autores según los índices de los Diccionario latino español y Diccionario griego español del C.S.I.C. 

I.2) Dentro de cada autor, alfabético por lugares de imprenta de acuerdo con el nombre de la ciudad en español.

I.3) A su vez, se ordenará por orden cronológico.

En una segunda fase de este proceso preliminar, se cotejarán los ejemplares con aquellos estudios y repertorios de tipobibliografía en que se hallen descritos, determinando en este examen las diferencias que se puedan observar de diferentes variantes de emisión y estado de una misma edición. 

Se registrarán también las peculiaridades del ejemplar de la BUS, como anotaciones manuscritas, señales de posesión, censuras o expurgos inquisitoriales, procedencia del fondo, etc... 

Después, se determinará el contenido de la obra, remitiéndolo a la tradición y fortuna del autor clásico, remitiendo a recientes estudios.

También se calibrará el alcance de su comentario, extrayendo, si fuera pertinente, algunos fragmentos significativos.

A continuación, se abordará la identificación de los autores de edición, comentario e índices, asimismo del prólogo y dedicatoria, con referencia a los estudios que puedan existir sobre ellos.

Cada ejemplar será examinado y llevará una entrada específica con las referencias exactas de la bibliografía consultada.

El catálogo llevará un índice analítico con completas referencias.